Saltar al contenido

¿Cómo debemos alimentar a los pollos de granja?

octubre 12, 2020
Como debemos alimentar a los pollos de granja

Los pollos de granja son relativamente omnívoros, lo que quiere decir, que come de todo. Pero también significa que necesita una dieta variada y que no es herbívoro, se podría decir que la dieta del pollo es comparable a la de los humanos.

Debe tener una parte de la proteína, que se encuentra en los insectos del suelo en particular, o en los desechos de carne o pescado, legumbres, pero también en la harina de soya. Una parte de carbohidratos, que se encuentran con mayor frecuencia en los cereales como el maíz, el trigo o la cebada.

¿Cuáles son las recomendaciones para alimentar a los pollos de granja?

Como mencionamos anteriormente el pollo es omnívoro, por tanto, ingiere insectos, caracoles, restos de carne o incluso semillas y peladuras sin distinción. Por tanto, es fundamental proporcionarle una alimentación sana para asegurar un buen equilibrio nutricional que satisfaga sus necesidades energéticas, pero también su aporte proteico.

Algunos principios básicos que debe conocer para los pollos en su mejor momento, es que completa y equilibrada, la alimentación de sus pollos debe consistir principalmente en proteínas, vitaminas y oligoelementos.

El pollo de granja come en pequeñas cantidades y si es posible en un horario fijo, cuente entre 100 y 150 g diarios por pollo. De igual modo el agua fresca debe estar siempre disponible y en cantidad suficiente, porque el pollo es un animal que bebe mucha agua.

Al pollo le encanta comer hierba y picotear insectos. Sin embargo, esto no es suficiente para su dieta, este último se complementará con residuos de cocina y cereales. En el caso de los desperdicios de cocina, algunas sobras de sus preparaciones pueden usarse como alimento para sus pollos como, por ejemplo, peladuras de verduras y frutas, pero no todas, también una ensalada sobrante, pan mojado, sobrado de la charcutería, conchas de ostra y huevos triturados, las cortezas de queso, sobras de platos que hayas cocinado como pescado, carne, arroces o pastas.

Por otro lado, ciertos alimentos son tóxicos para el pollo, como es el caso de las papas crudas, las peladuras de cebollas, plátanos, naranjas y cualquier fruto cítrico, las hojas de puerro crudo, el apio, el pan mohoso y los núcleos de repollo. También le hace daño las sobras de sus comidas cocinadas particularmente saladas o picantes.

¿Con que otros alimentos puedo nutrir a los pollos de granja?

Los cereales son una parte fundamental de su alimentación, pero es necesario traer cereales además de los desperdicios de cocina, recordemos que esto debe conformar alrededor del 70% de su dieta. Entre los cereales que les podemos dar a los pollos están los compuestos de trigo, maíz y avena, pero en ningún caso cebada porque esto es como el picante para los pollos.

En cuanto a las proteínas, que vienen en forma de semillas enteras, las más recomendadas son el guisante, la soya, la linaza y el girasol. Debe tomar en consideración que en las temporadas frías o en invierno, los pollos, son muy sensibles al frío y la humedad, gastan mucha más energía para calentarse.

Además, les resulta más difícil encontrar comida en el suelo, a menudo frío o incluso congelado. Por lo tanto, se recomienda encarecidamente ofrecerles algunos pequeños extras y raciones un poco más generosas, sin perturbar su dieta, esto puede incluir, por ejemplo sopas tibias, pan empapado en agua y granos triturados.